Hace tiempo que no he escrito en este blog, quizá ocupado observando este mundo, sólo y únicamente observándolo, como parte de mi enriquecimiento más sincero y profundo. Si te detienes unos instantes en él, advertirás aquello de lo que debes aprender, aquello que evitarás y que te hará sufrir y fugaces haces de felicidad que te resonarán como la añoranza de algo vivido.